Tormenta sobre el Patrimonio. La amenaza que no cesa

Vista desde el esteResulta absolutamente inquietante el repentino interés del equipo de gobierno municipal por modificar el nivel de protección que en el Plan General de Ordenación Urbanística (PGOU) de Marbella afecta al Trapiche del Prado y otros Bienes Catalogados con Nivel 2 de Protección. En el citado plan se dice explícitamente que como edificio de interés en el grupo de Edificaciones e Instalaciones de la Arquitectura Industrial-productiva, debe quedar limitada cualquier actuación sobre el edificio que no esté encaminada a su conservación o rehabilitación, extendiéndose la protección a la parcela en la que se ubica, de la que habrá de respetarse su forma, dimensiones y ocupación.

El propio Plan General regula las Normas de Protección del Patrimonio Arquitectónico, Etnológico y Arqueológico y, en concreto, las condiciones de edificabilidad de los inmuebles catalogados, que para el Nivel 2 tienen limitada su edificabilidad a la ya materializada en la parcela, no pudiendo realizar ningún acto parcelatorio que no vaya destinado a la recuperación del parcelario histórico. Según el expediente presentado para la modificación puntual del régimen de protección de las edificaciones catalogadas con protección parcial (Nivel 2) incluidas en parcelas de titularidad o uso público, el equipo de gobierno pretende, con su propuesta de innovación, modificar la protección que el Trapiche del Prado tiene garantizado en el PGOU vigente para plantearse la posibilidad de ejecutar nuevas edificaciones en la parcela o bien ejecutar en su caso, la ampliación de la edificación existente, dentro de los límites de edificabilidad máxima asignada por el Plan General. Con respecto a la parcela donde se ubica el Trapiche del Prado, el equipo de gobierno propone la posibilidad de ejecutar nuevas edificaciones en la parcela o bien ejecutar en su caso la ampliación de la edificación existente. Y plantea que el objeto de estas innovaciones no es otro que la rehabilitación del edificio y la realización de obras de ampliación y nueva planta compatibles con la conservación de los valores patrimoniales del edificio.

Preocupa sin embargo, que en la justificación de la propuesta de innovación se reconozca que existen parcelas asociadas a elementos protegidos que son muy extensas en relación al inmueble y consecuentemente están infravaloradas. En definitiva, lo que se pretende es que parcelas de uso público protegidas por el bien patrimonial que encierran dejen de estarlo y se conviertan en suelo disponible para la dotación de servicios. Nuestro patrimonio histórico se convierte así en generador de suelo del que, tras el expolio, tan escasos andamos. Hoy el Trapiche, mañana cualquier otro bien de los catalogados con protección de Nivel 2, puede quedar encerrado entre edificaciones destinadas a servicios. Es obvio –lo raro sería que fuera de otra manera— que la propuesta que se va a llevar a Pleno no obedece al interés de nuestros gobernantes por la conservación del patrimonio sino por la necesidad de suelo.

Pero además de preocupante, es simplemente incongruente que en el Pleno de 25 de mayo de 2012, a propuesta del Partido Popular, se acuerde solicitar a la Junta de Andalucía la catalogación de Bien de Interés Cultural (BIC) para los tres trapiches del municipio y que la solicitud sea admitida a trámite por el Parlamento Andaluz con la calificación de favorable, según aparece en el BOPA de 17 de agosto de 2012, y que, un año después de solicitar la máxima protección para los trapiches, ahora se pida la modificación del Plan.

Antes de que el Ayuntamiento en Pleno adoptara el acuerdo de solicitar la condición de BIC para los trapiches, lo había hecho la Asociación Cilniana que el 14 de abril de 2011 presentó solicitud de incoación de expediente de declaración de BIC e inscripción con carácter específico en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz (CGPHA) para el Trapiche del Prado. Al respecto, el pronunciamiento de la Consejería de Cultura fue la denegación de BIC pero la consideración como un ejemplo representativo del término municipal que, según la Ley de Patrimonio Histórico de Andalucía, debía ser inscrito en el CGPHA como Bien de Catalogación General una vez fuese recabada la documentación acreditativa de su titularidad municipal. Desconocemos si este trámite se ha cumplido por parte de ambas Administraciones.

Una lectura atenta de la Ficha Particular del Trapiche del Prado incluida en el actual PGOU revela como actuaciones prohibidas la demolición total y parcial que afecten a elementos catalogados, ampliación vertical del edificio y ampliaciones horizontales de parcela. Este último supuesto se quiere suprimir. ¿Con qué intención y por qué? ¿Qué destino aguarda al Trapiche del Prado? ¿Por qué el interés en la ampliación horizontal de la parcela? ¿Significa esto último que se puede ampliar el edificio horizontalmente? En este caso, las intervenciones en la zona occidental afectan a tres elementos patrimoniales de importancia, el espacio destinado a la rueda hidráulica, la tajea y la molienda de agua. Más singular es aún la estructura circular que en la zona oriental del edificio fue la molienda de mulas y que aún conserva restos del pasadizo abovedado por el que en un segundo piso giraban los bueyes.

Entre la incongruencias del equipo de gobierno que un día pide que se proteja el patrimonio y otro que se levante la protección que ya tiene, silencios administrativos y la manifiesta dejadez de un ayuntamiento que ha desatendido por completo el mantenimiento y la limpieza del edificio, el inmueble se cae. Su abandono y su deterioro son la única evidencia, no puede ser creída la declaración de intenciones de rehabilitar el edificio cuando se está permitiendo su ruina. Cuando ésta sea definitiva la parcela quedara libre ¿para la dotación de que servicios?

En esta ciudad los equipamientos culturales son escasos y su uso está patrimonializado por el equipo gobernante. Mientras colectivos culturales independientes carecen de locales e incluso planes formativos municipales siguen en locales del inframundo, la recuperación de edificios de interés cultural –como el proyectado uso que “Arte y Cultura” iba a darle al Trapiche de Guadaiza— era una esperanza que cada día que pasa se convierte en quimera. Y el que las parcelas donde estos Bienes se encuentran sean de titularidad pública no me tranquiliza. Por desgracia no todo lo que es de titularidad pública es de uso común. Aleccionadores son los ejemplos de nuestra historia. En los años treinta como ahora, se reclamaba suelo para escuelas, públicos eran los terrenos donde se construyó el Casino que, desde luego, escuela nunca fue. Público era el teatro y la biblioteca de la plaza de la Victoria y no hay propuesta de innovación que se lo arrebate a la Pesquera; públicos son los terrenos sobre los que pende la amenaza de construcción de una universidad privada, mientras se achaca a la Junta de Andalucía toda la responsabilidad de la falta de equipamientos educativos; públicos es el local que eran de uso cultural y hoy es sedes de cofradías. Y de titularidad pública son locales de asociaciones de vecinos que las utilizan con fines lucrativos para actividades lúdicas privadas sin la más mínima consideración a las normas de vecindad.

Los ayuntamientos del GIL cometieron contra el patrimonio todo tipo de tropelías y agresiones pasando por encima de cualquier legalidad pero no es menos amenazante lo que ahora ocurre, porqué lo que pretende el equipo de gobierno con la modificación puntual de la Ficha Particular del Trapiche del Prado del Catálogo del PGOU de Marbella, legal será pero preocupante también.

2 pensamientos en “Tormenta sobre el Patrimonio. La amenaza que no cesa

  1. ¿Alguien esperaba un cambio en la política urbanística que preservase , intensificara las medidas protectoras o recuperase y diera utilidad publica al patrimonio esquilmado? Yo no, cuando se sigue negociando con el urbanismo o con los agravios contra la normativa aprobada o diluyendo las medidas previstas en el PGOU para recuperar los excesos cometidos, todo es igual que en el periodo anterior . Yo no esperaba otro comportamiento pero me alegra que se sigan denunciado el continuismo vestido del:”somo diferentes”. Pues no, no lo son. Ejemplos: ¿dónde está el tan anunciado Plan Especial del Casco Histórico? ¿Dónde el arqueologo que cumpliese los cometido preventivos del PGOU?…

  2. como diria un afiliado a las mismas siglas que hoy gobiernan Marbella: “….manda Güevos…”. ¿que se podía esperar de unas siglas políticas que no creen en la cultura?, y no sólo no creen en la cultura, sino que la ven como un enemigo. Está claro que un pueblo sin cultura y sin ideas es más manejable, y eso es lo que quieren: manejarnos a su antojo y que nos olvidemos de pensar. Hay políticos que se olvidan por completo de quién los puso en el sillón y para qué, y lo triste es que “nosotros” nos lo hemos buscado….tienen mayoria absoluta porque el pueblo les ha votado ¿NO ES HORA YA DE DESPERTAR Y ENMENDAR EL ERROR?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s