Represión franquista

LOS DÍAS DE LA VENGANZA

 Es sabido que el avance de los ejércitos franquistas y la ocupación de los territorios suponían la inmediata subordinación de las autoridades civiles, constituidas en Comisiones Gestoras, a los mandos superiores militares. La base jurídica sobre la que se apoyó la represión del primer franquismo fue el Código de Justicia Militar de 27 de septiembre de 1890, modificado en algunos aspectos durante la República. Aun teniendo en cuenta este marco referencial, los bandos de guerra establecieron las pautas en cada territorio y sirvieron de base a las autoridades militares, bajo las que quedaron los pueblos, para la eliminación física de cualquier persona sospechosa o “señalada” por republicano, anarquista, socialista o simplemente, como las muchas personas neutras que cayeron, distanciadas de los valores y normas que implantarían los vencedores.

 En la comarca occidental malagueña como en la restante zonas de la provincia, “la veda” quedó abierta. El mismo día 8, un bando del general jefe del Ejército del Sur, declaraba el Estado de Guerra en toda la provincia, la represión comenzó de inmediato y de forma simultánea en la capital y en los pueblos recién conquistados tanto al noreste de Málaga como en los de la comarca oriental de la Axarquía.

El día 10 de febrero llegó a Marbella, el capitán de la Guardia Civil, Manuel Gómez Cantos. No parece que su vuelta a la localidad fuera en modo alguno debida al azar. Trasladado después de los sucesos de febrero, en los que se enfrentó a Félix Troyano, regresó como jefe de la Brigada Especial de Información e Investigación para ajustar las cuentas tanto a los que habían exigido su traslado como a quienes se les habían enfrentado durante la República. Él mismo, mediante telegráma, antes de volver a Extremadura comunicó a sus superiores: “terminada misión justiciera con ejemplo máximo en Ojén” (Véase Espinosa Maestre, F., La columna de la muerte, Barcelona: Crítica, 2007, pp. 183-184).

Según los datos que manejamos hasta el momento, Marbella sería el pueblo de la comarca, más afectados por la violencia extrajudicial. Entre los asesinados estaban algunos de los hombres que habían desempeñado cargos políticos: Salvador Rodríguez Agudo, alcalde durante los meses del Frente Popular y Vicente Pérez Montenegro, ambos de IR. Junto a ellos caerían algunos de los miembros del Comité Obrero de la finca de San Pedro Alcántara y Baltasar Marquéz Mata, presidente de IR de Ojén. Otro de los asesinados en la carretera de Ojén, en el lugar denominado “La Casa Nueva”, fue el dirigente socialista de Marbella, Antonio Lima Mata.

Personas fusiladas en Marbella sin Sentencia entre febrero y marzo de 1937

Los Consejos de Guerra Permanentes fueron creados por el decreto 191 de 26 de enero de 1937 para todas las provincias. En Málaga, durante los primeros días del mes de marzo, actuaron hasta cinco Consejos de Guerra Permanentes, que a partir de la segunda quincena de ese mes se redujeron a tres. De ellos dependían los veinticinco juzgados de instrucción que se habían constituido hasta finales de 1937, llegando a alcanzar el número de setenta en 1939, según nuestra investigación llevadas a cabo en el Archivo del Juzgado Togado Militar n. º 24 de Málaga (AJTMMA).

Fuentes Bibliográficas

García Carrero, F. J., “Manuel Gómez Cantos, un mando de la Guardia Civil entre el deshonor y la represión”, Pasado y Memoria. Revista de Historia Contemporánea, 11 (2012), pp. 255-276.

Prieto Borrego, L., La Guerra Civil en Marbella. Revolución y represión en un pueblo de la costa, Málaga: Universidad de Málaga, 1998.

Prieto Borrego, L., “El terror rojo en la Causa General de Casares”, Baetica, 22 (2000), pp. 525-545.

Prieto Borrego, L., “Los poderes locales de Istán y Estepona y la justicia popular (1936–1937)”, Baetica, 26 (2004), pp. 407-426.

Prieto Borrego, L., “La represión política de posguerra. El proceso contra Francisco Romero Añón, alcalde de Marbella”, en F. de A. López Serrano y J. L. Casado Bellagarza (coords.): Estudios en homenaje a Antonio Serrano Lima, Marbella (Málaga): Asociación Cilniana, 2007, pp. 133-147.

Prieto Borrego, L., Los días de la ira. Entre Mijas y El Guadiaro, de la República a la Sierra, Málaga: Universidad de Málaga, 2013.